Jordi, Josep y Joan Roca fotografiados por David Ruano

Jordi, Josep y Joan Roca fotografiados por David Ruano

TRANSVERSALIDAD EN EL CELLER DE CAN ROCA… COMIENZA EL SOMNI (EL SUEÑO) …

Los hermanos Roca

No somos artistas, somos orfebres. En la magnitud de los mensajes que desde la cocina se pueden proyectar siempre hay un punto altivo, e incluso vanidoso, sobre la ansiedad del saber y el mostrar. Es inherente a nuestra conciencia… Los hermanos Roca somos curiosos de raza y esa curiosidad es el principio de la creatividad. La creatividad es un acto de terapia, de curación y de reconciliación. Y no necesariamente está relacionado con la ciencia de la comida. Hay una creatividad que es una actitud, un punto de vista, una manera de estar en la vida: la creación pura. El camino de la creación es una aventura perpetua que cada día vuelve a comenzar. Asumimos que la obra perfecta no existe, pero hay que buscar ese plato que todavía falta, que todavía no hemos encontrado.

Si hay algo de enriquecedor en este momento tan dulce desde el punto de vista creativo, lo queremos lustrar aún más gracias a la colaboración con otras personas de visión abierta y que se acercan a nuestro mundo con frescura e inocencia. Recibir y dar. Dar y recibir. Creemos que podemos impulsar este feedback de doble sentido. Y nos sentimos obligados a hacerlo. Asumimos, por tanto, el reto de fundar un centro de acogida de pensadores, de personas, no es necesario que sean artistas, para crear un caldo de cultivo de pensamiento abierto en todas las líneas: científicos, actores, músicos, diseñadores, jóvenes de todo el mundo, de todos los ámbitos del saber y de la cultura. Pensar, escuchar, mirar, enredar, enriquecerse, admirar y focalizar objetivos … Queremos favorecer este cóctel de inconformismo, intencionado y transversal. Sabemos que los valores compartidos movilizan y amplifican. Y queremos ser proactivos durante el camino de facilitar este intercambio. Este centro que tenemos en mente – El CellerLAB- nos permitirá poder contactar con gente de talla mundial con la que crear instantes de belleza y al mismo tiempo recoger herramientas con finalidades culturales, educativas y sociales. Crear el somni.

Desde El Celler de Can Roca queremos ser atractivos a los talentos y añadir empuje al motor de la creatividad. El diálogo, la permeabilidad y el flujo de ingenio aportan abono en nuestro campo creativo. Artesanos, ingenieros industriales, pintores, fotógrafos, realizadores, músicos, químicos, poetas, escritores, ilustradores, psicólogos, físicos, perfumistas, antropólogos sensoriales, artistas de todo tipo entran, cada vez más, con permeabilidad, en nuestro campo abonado. Aprovechamos las sinergias para crecer y engrosar nuestro discurso con embellecimiento, con la conducción de un mensaje fresco y bien aliñado. La cooperación será cada vez más necesaria. Hay que abrir nuevas fronteras de la ciencia, el arte y el pensamiento, y la cocina puede hacer de ello un uso enriquecedor.

La estética en la mesa, el sentido y la coherencia con una idea nos aporta puentes de diálogo y materialización de obra hecha para seducir. Nos podemos aprovechar de esta simbiosis y amarrar con objetos o platos concretos estas lluvias de ideas. Queremos demostrar con hechos las bondades del diálogo transdisciplinario. Deseamos ser facilitadores de la expansión de las ideas.

Seguiremos persiguiendo  el somni

Joan, Josep y Jordi Roca

JOAN ROCA. Chef (Girona, España).

Joan Roca_1El somni, es un homenage a Vatel en el siglo XXI.

Formado académicamente en la Escuela de Hostelería y Turismo de Girona, es considerado uno de los mejores y más influyentes cocineros del mundo. Sin embargo, cuando tenía 9 años su madre ya le regaló una chaqueta de cocina, que aún guarda, porqué, ya entonces, mostraba su afición por cocinar y su deseo por ser cocinero. En 1986, él y su hermano Josep abren El Celler de Can Roca. En 1998, su hermano menor, Jordi, se incorporó a la cocina d’El Celler. Abrieron su restaurante moderno en un pequeño local, justo al lado del esteblecimiento de sus padres, Josep Roca y Montse Fontané, propietarios de Can Roca, un popular bar-restaurante establecido en 1967 en Taialà-Germans Sàbat, un barrio popular en las afueras de Girona. Crecieron, maduraron y recogiero premios, reconocimientos y estrellas Michelin por su impecable, precisa y deliciosa cocina.

Tras haber recibido muchos de los premios que se dan en casa –puede presumir de ser profeta en su tierra–, en 1995 llegó la primera estrella Michelin; en 2002 la segunda. Y el 25 de noviembre de 2009, la tercera. Desde el 2011, es considerado el segundo mejor cocinero del mundo. En 2000 recibió el Premio Nacional de Gastronomía al mejor jefe de cocina, por la Academia Española de Gastronomía. En 2010 recibió la Medalla al Mérito Turístico, otorgada por el Ministerio de Turismo y en 2010, la Universidad de Girona le nombró Doctor Honoris Causa. En 2011 recibió otro premio importante: El Grand Prix de l’Art de la Cuisine, que concede la Academia Internacional de Gastronomía.

Joan Roca ha publicado varios libros de cocina, entre los que destaca uno sobre la cocina al vacío, a partir del Roner, un aparato que él participó en su desarrollo y hoy es una de las herramientas más imprescindibles en las cocinas de los grandes restaurantes del mundo. Esta visión científica de la cocina le ha llevado a ser invitado a dar clases en la Universidad de Harvard.

JOSEP ROCA. Sumiller (Girona, España).

Josep Roca_2Un sueño para explorar los límites de la capacidad antropológica del ser humano sobre el saber sentir. Envuelto en la belleza transversal de la vanguardia creativa, con pensamiento y buen gusto. Un reto trascendente, que fortalece el vínculo de la cocina con las emociones.

Se formó en la Escuela de Hostelería de Girona. Es sumiller o camarero de vinos, como a él le gusta definirse, y propietario con sus hermanos Joan y Jordi, del restaurante El Celler de Can Roca, distinguido con tres estrellas Michelin. El Celler de Can Roca, el Roca Barcelona del Hotel Omm con el RocaMoo y RocaBar en Barcelona y Mas Marroch banquetes, son sus ocupaciones de trabajo.

Además, dedica su tiempo a la divulgación y la formación. Asesor y experto en pantallas de vinos “En Clau de vi” de la Televisió de Catalunya. Dirige un curso de sumilleres con la Fundació Universitat de Girona y la Escuela de Hostelería y la asignatura de Gastronomía y enología en la Universidad de Girona, Facultad de Turismo. Obtiene el Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Maître de Sala (2004) y al Mejor Sumiller (2010), el Premio de la Academia Internacional de Gastronomía al Mejor Sumiller (2005 y 2011) y la Medalla al mérito turístico por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

JORDI ROCA. Pastelero (Girona, España).

Jordi_fons cuina2Nos hemos atrevido a cerrar los ojos para olvidar referentes y para después abrirnos a la cocina de las posibilidades. Nos hemos despertado en un sueño que nos puede cambiar la vida.

Jordi Roca vivió toda su infancia y juventud rodeado de gastronomía, primero en el restaurante de sus padres, Can Roca, y luego en el restaurante de sus hermanos Joan y Josep, El Celler de Can Roca. Estudió en la Escuela de Hostelería de Girona y al terminar su formación se incorporó al equipo del Celler. Aquí, en la partida de postres conoce al pastelero galés Damián Allsop que le descubre el secreto del oficio de la pastelería. En el año 2000 cuando Allsop dejó El Celler, Jordi pasó a ser el encargado de postres del restaurante. Siete años más tarde, publica Dolces sensacions (Ara llibres), una recopilación de las recetas de cocina dulce que crea especialmente para la revista Cocina.

Ha recibido varios premios, entre los que destacan el premio al Mejor Pastelero del Año (2003) concedido por la guía Lo Mejor de la Gastronomía, el Mejor Pastelero de la provincia de Girona (2004), la Guía Gourmetour también lo galardonó con la mejor carta de postres y los mejores postres (2005), el premio al Mejor Postre entregado por el blog salsa de chiles ABC (2007) y el premio Paco Torreblanca como Mejor Pastelero 2010 por la Real Academia de la Gastronomía.